ANEMIA APLÁSICA

¿Qué es?

La anemia aplásica se presenta cuando la médula ósea produce muy poca cantidad de los tres tipos de células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Un número reducido de glóbulos rojos causa una baja en la hemoglobina. Un número reducido de glóbulos blancos hace al paciente susceptible a infecciones. Y un número reducido de plaquetas hace que la sangre no se coagule tan fácilmente. La anemia aplásica está asociada con algunos tipos de cáncer y tratamientos oncológicos, pero no se considera un tipo de cáncer.

Incidencia

La anemia aplásica es una enfermedad rara que solo ocurre en una o dos personas por millón cada año. Eso representa entre 300 y 600 casos nuevos entre todos los grupos de personas con la misma edad en Estados Unidos.

En América Latina la incidencia de la anemia aplásica, es de 12 a 15 casos por millón de habitantes, cifra similar a la de China y Corea. La diferencia que se observa con la incidencia reportada en Estados Unidos y algunos países europeos (2 a 6 casos/millón) es significativa y la explicación es ambiental sin descartarse que exista algún componente genético.

Causas

La anemia aplásica tiene múltiples causas. Algunas son idiopáticas; es decir, que ocurren esporádicamente sin ninguna razón conocida. Otras causas son secundarias, como resultado de una enfermedad o trastorno previo. Las causas adquiridas pueden ser las siguientes:

  • Antecedentes de enfermedades infecciosas específicas, como por ejemplo hepatitis, virus de Epstein-Barr, citomegalovirus (afección causada por un miembro de la familia de los herpesvirus), parvovirus B19 o SIDA
  • Antecedentes de haber tomado determinados medicamentos, como antibióticos y anticonvulsivos
  • Exposición a determinadas toxinas, como metales pesados
  • Exposición a la radiación
  • Antecedentes de una enfermedad autoinmune, como por ejemplo el lupus
  • Una condición hereditaria

Signos y Síntomas

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la anemia aplásica. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Náuseas
  • Dificultad para respirar
  • Moretones inexplicables o de fácil aparición
  • Falta de energía o cansarse fácilmente (fatiga)
  • Palidez anormal o pérdida de color en la piel
  • Sangre en las heces
  • Hemorragias nasales
  • Encías sangrantes
  • Fiebres frecuentes
  • Aumento de la sensibilidad en los senos nasales
  • Aumento de tamaño del hígado o del bazo
  • Candidiasis bucal (parches blancos en una superficie inflamada, húmeda y roja, que se producen en cualquier parte de la boca)
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares
  • Infecciones frecuentes que duran un largo tiempo
  • Erupción cutánea (petequias)

Tratamiento

Es posible que los casos leves de anemia aplásica no requieran ningún tratamiento. Los síntomas se tratarán de la manera apropiada.

En casos moderados, las transfusiones de sangre y de plaquetas ayudarán a corregir la anemia y el riesgo de sangrado. Sin embargo, con el tiempo, las transfusiones de sangre pueden dejar de funcionar. Se puede acumular demasiado hierro en los tejidos corporales debido a las múltiples transfusiones.

La anemia aplásica grave ocurre cuando los conteos sanguíneos están muy bajos y es una afección potencialmente mortal. El trasplante de médula ósea se recomienda para enfermedad grave en pacientes menores de 40 años; sin embargo, este tratamiento funciona mejor cuando el donante es un hermano, lo que se denomina hermano donante compatible.

A los pacientes mayores y aquellos que no tengan un hermano donante compatible se les administran fármacos que inhiben el sistema inmunitario, como la globulina antitimocítica.

BOLETINES E INFORMES

Descarga boletín trimestral Descargar informe anual