Los linfomas son grupo de enfermedades neoplásicas que afectan a los linfocitos, células que forman parte de nuestro sistema inmune. La característica de los linfomas es que se origina en los ganglios linfáticos.

En general, el linfoma es un tipo de cáncer que se desarrolla cuando se produce un fallo en la forma de actuar de los linfocitos, que provoca la creación de una célula anormal que se convierte en cancerosa. Al igual que el resto de linfocitos, los linfocitos cancerígenos pueden crecer en muchas partes del cuerpo, incluyendo los ganglios linfáticos, la médula ósea, la sangre, órganos diversos, etc.

Existen dos clases de linfomas:
1. La enfermedad de Hodgkin (el Dr. Thomas Hodgkin fue el primero en identificar esta enfermedad)
2. Linfoma no Hodgkin
Estos tipos de linfomas son diferentes en cuanto a cómo se comportan, se propagan y responden al tratamiento, de modo que es importante diferenciarlos. Por lo general, los médicos puede diferenciarlos al observar las células cancerosas con un microscopio o mediante el uso de pruebas sensibles de laboratorio.

LINFOMA NO HODGKIN

¿Qué es?

Los linfomas no Hodgkin (LNH) son un grupo de enfermedades heterogéneas del sistema linfático. Puede decirse que es un cáncer que se produce en este sistema.
El sistema linfático es un sistema formado por vasos y ganglios que transportan la linfa, ésta es un líquido incoloro que contiene glóbulos blancos. Los tres tipos de glóbulos blancos son los monocitos, los granulocitos y los linfocitos.
Estas células se encargan de la defensa del organismo. Las células principales se denominan linfocitos. Éstas reconocen cualquier sustancia extraña al organismo y liberan otras sustancias que destruyen al agente agresor.

Debido a que el tejido linfático se encuentra en muchas partes del cuerpo, los linfomas pueden originarse en cualquier parte del cuerpo. Las principales localizaciones de tejido linfático son:

Ganglios linfáticos: los ganglios linfáticos son órganos en forma de frijol que se encuentran por todo el cuerpo, incluyendo el interior del tórax, el abdomen y la pelvis. Algunas veces se pueden palpar debajo de la piel en el cuello, debajo de los brazos y en la ingle. Los ganglios linfáticos se componen principalmente de linfocitos.

Bazo: el bazo es un órgano que se encuentra por debajo de la parte inferior de las costillas en el lado izquierdo del cuerpo. El bazo promedio de una persona adulta pesa alrededor de 5 onzas. El bazo produce linfocitos y otras células del sistema inmunológico para ayudar a combatir las infecciones. También almacena células sanas de la sangre y sirve como un filtro para eliminar células dañadas de la sangre, bacterias y desechos celulares.

Timo: Es una glándula localizada en la base del cuello y que también produce células inmunológicas.

Adenoides y amígdalas: estos son conglomerados de tejido linfático en la parte posterior de la garganta. Ambas ayudan a producir anticuerpos contra los gérmenes que son inhalados o tragados. Son fáciles de ver cuando aumentan de tamaño durante una infección o si se vuelven cancerosas.

Tracto digestivo: el estómago y los intestinos, así como muchos otros órganos, también contienen tejido linfático.

Médula ósea: Parte interna de los huesos, se encarga de producir glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos de la sangre.

Incidencia

Los Linfomas No Hodgkin (LNH) son más frecuentes en adultos que en niños y tienen un incremento gradual con la edad, sobre todo a partir de los 50 años. La edad promedio al diagnóstico es de 45 a 55 años.
Para México, los datos para hombres fueron: tasa de incidencia 4.5/100,000, y para el género femenino incidencia de 3.3/100,000.

Causas

Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas por medicamentos que suprimen la inmunidad, como los que se necesitan en los trasplantes de órganos o los que se presentan en los casos de infección por SIDA e infección por helicobacter pylori. También hay una relación con la exposición a toxinas ambientales -pesticidas, herbicidas, fertilizantes, tintes para el cabello- y con factores genéticos

Signos y Síntomas

  • Hinchazón sin dolor en los ganglios linfáticos del cuello, la axila, la ingle o el estómago
  • Fiebre sin razón aparente
  • Sudores nocturnos abundantes
  • Sentirse muy cansado
  • Pérdida de peso sin razón aparente
  • Erupción cutánea o comezón en la piel
  • Dolor en el pecho, el abdomen o los huesos sin razón aparente

Tratamiento

Las opciones de tratamiento dependen del tipo de linfoma y de su etapa de extensión. Los tratamientos más comunes son:

  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Inmunoterapia
  • Trasplante de células madre

BOLETINES E INFORMES

Descarga boletín trimestral Descargar informe anual